Bloggers de La Gran Calabaza
« Paseando por La Habana 2Bases para el Iº Concurso de Minicuento "La Gran Calabaza" »

Primer concurso de mini cuentos de la Gran Calabaza 2007

  20.08.07 21:00, por , Categorías: Concursos

A continuación publicamos los cuentos vencedor y finalistas del "Primer concurso de mini cuentos de la Gran Calabaza 2007"

- ROSETTO de Victor Hugo Valledor; Nick: Calixto; argentino. Destacando del mismo el manejo del lenguaje que hace que la historia actúe con la cadencia de un tango, sin tomar recursos poéticos ajenos a la prosa.

ROSETTO (17 líneas)
I
Los hilos que movieron sus manos no tenían filamentos. Rosaura se mezcló entre los parroquianos y bebió hasta el punto extremo de la borrachera.
Rosetto como una enfermera de hospitales marginales, la alzó en sus brazos y pudo oler por primera vez el celo de Rosaura.
II
Rosetto danza su tango frente al espejo de su madre muerta.
Danza con la memoria de su madre hecha jirones. Con las manos de su madre que antes de morir perdió las caricias en un conventillo inundado de música.
Épocas en donde la pobreza era música.
Y la danza el consuelo existencial de los condenados.
Rosetto palpa su cuchillo a la cintura y piensa en Rosaura que duerme junto a las farolas en medio de la calle sin nombre aún.
Años más tarde sería la calle de la virgen muerta.
III
Rosetto hundió el cuchillo hasta la cruz en el vientre de Rosaura.
No emergió sangre, solo un líquido incoloro como el agua bendita

Resultando finalistas los siguientes mini cuentos:

- UNA SEÑORA POR ENCIMA DE TODO de Eva Escorza Piña; Nick: enerito; española.

UNA SEÑORA POR ENCIMA DE TODO (14 líneas)
-“Fiel esposa, abnegada madre, paciente y leal. Una señora de los pies a la cabeza”.- Leyó el sacerdote frente a los allí congregados.
Mientras resonaban las palabras a Doña Purificación se le dibujaba un gesto de melancolía en el rostro.
Quizá por no haber probado los bombones que siempre devoraba con ojos golosos al pasar frente a aquel escaparate, porque nunca se dejó arrastrar por la música y bailó en una celebración...
Quizá por no permitirse emborracharse de pasión hasta perder el control o por no haber llegado a un sentir un verdadero escalofrío eléctrico al ser rozada por el ser amado. Quién sabe.
Nunca había tenido la suficiente valentía para mandarlo todo al cuerno y simplemente, vivir.
Aquel no debería haber sido el día, y Purificación no podía hacer otra cosa que retorcerse incómoda en su féretro.

- LA CASCADA de Omar Arévalo Merino; Nick: Omarus; Chileno;

LA CASCADA (17 líneas)
Tu voz adquiere un tono doctrinal: me desvistes palabra por palabra. Yo escucho el ruego prolongado de tu voz y te alargo mi mano con la botella de champagne, como masticando el deseo; así como hace un rato alargué la copa de vino hacia ti, en la atmósfera silenciosa de rumores y frases repetidas y gestos repetidos hasta el infinito.
Tú elipsas contemplando los planos de mi cuerpo y posas tus labios en mis tetillas, que al instante se endurecen. Subes por mi lengua y en mi boca derrites tu lengua lúbrica. Sí, en la tarde el cuerpo blanco se derritió en mi boca: de tus manos a mis labios que rozaron por un instante la rugosidad de tus dedos, frente a todos.
Ahora, encerrados en este cuarto, provocas la cascada de la que hablaste a ellos. Sólo que ahora corporizas el chorro espumante que cae rendido de la botella de champagne a mi boca entreabierta, cruzando mi pecho y, bajando por mi estómago en catarata, lo recibes en mi sexo, bebiendo el licor burbujeante y lamiendo la entrepierna crucificada por tu rostro, padre Andrés, demuéstrame ahora la cascada celestial que trazaste con tus brazos alzados en la bóveda del templo atestado de feligreses: ofrécele por fin a tu sacristán la hostia consagrada que sacrifica tu cuerpo impúdico y mi cuerpo, con los brazos en cruz para recibirte, padre; condénanos con la palabra... Domine non sum dignus.

- LUNA NUEVA de Anabel Enríquez Piñerio; Nick: KAY HUNTER; cubana.

LUNA NUEVA
Él caminó sin volverse hasta la boca de la cueva. Un ramalazo de nieve le golpeó el hocico. “¿Es necesario que te marches, con este clima…?”, gimió su compañera y uno de los cachorros levantó las puntiagudas orejillas. Él se volvió para mirarlos. Eran todo lo que amaba, todo lo que deseaba proteger. “Tengo que irme”, aulló mientras desaparecía en la oscuridad de la ventisca.
Corrió sin descanso, en línea recta, alejándose cada vez más del cubil. Corrió hasta que la espuma brotó de su boca y las patas delanteras crujieron de fatiga. Rodó por un barranco y siguió corriendo, siempre adelante, hacia la tarde nevada que moría tras el horizonte. El crepúsculo lo alcanzó cerca de la costa, próximo a la cabaña. Estaba a salvo: estaban a salvo. Ya no nevaba. La noche se desplegó sobre una tierra de relente. El cielo era un cristal de hielo negro con una cicatriz de plata, rajadura mínima en el vidrio, fina herida de luz por la que descendía el dolor: contracciones, crujir de huesos alongados, transmutación de la identidad, pérdida de su conciencia…
El hombre desnudo, todavía aturdido, se irguió y entró en la cabaña. Estaba tan hambriento... Apenas vistió las gruesas ropas de pieles tomó el rifle y salió de cacería.

- TENDER A LA PERFECCIÓN de Ginés Mulero Caparrós; Nick: gmulero; español.

TENDER A LA PERFECCIÓN (21 líneas)
Rosaura, si no lo era, tendía a la perfección. Yo era por aquel entonces un adolescente que observaba con devoción pícara a la vecina cuarentona. La observaba a ella en el patio de luces a través de la rendija de la ventana interior, fina como una espada, por donde entraba una luz de cuarzo. Estábamos frente por frente, pero yo la vigilaba en ángulo y quién pone la mano en el fuego para decir que ella no lo sabía o lo intuía o incluso me veía; yo no. Era hermosa como la Libertad, como la Mar, como las Nubes, como las Montañas más altas, y… me hacía soñar. Tenía unos pechos generosos que se volcaban –al tender la ropa- con el pijama, o bajo el camisón, con la bata de estar por casa medio abierta. Sus pezones sonrosados parecían atravesar las distintas capas de tela, una a una, fueran cuántas fueran, desafiando al material, desafiando al espacio, desafiando al tiempo, desafiando puntiagudos al mismísimo cielo de uralita. Luego, cuando ella se metía en casa, el sol se apagaba deslucido, amanecían sombras, ausencias, vacíos de abismo y yo salía al balcón del patio interior y me quedaba obnubilado mirando aquellos sujetadores goteantes en el tendedero: su olor a suavizante, a lavanda, a brisa húmeda, a melones frescos y dulces. Cuántas veces soñé con que Rosaura tendía a la perfección los mismos sujetadores brillantes, ampulosos, siderales, abrigos levísimos de las fuentes que amamantan el universo, pero ya sin pijama ni camisón ni bata. En mis sueños, los pintores de todos los tiempos se unían para tenerla como modelo. En mis sueños, los dioses de otros tiempos, griegos o romanos, balbuceantes la anhelaban. En mis sueños, Rosaura, desnuda, completamente desnuda, tendía a la Perfección, si no lo era.

- EL ESPEJO de Jessica Aguiar Díaz; Nick; Lilith; cubana.

EL ESPEJO
Y si te dijera que mientes.
¿Qué harás? ¿Pegarme? ¿Morderme? ¿Matarme?
Y si te dijera que estás loco.
¿Qué me dirías?
Y si te dijera que estás muerto y que yo te maté.
¿Qué harías? ¿Llorar?
Y si te dijera que yo soy el que estoy muerto.
¿Qué harás? ¿Reírte?
Terminó de ajustar su corbata, tapó el espejo, y cerró la puerta.

- ATARAXIA de Rubén Sánchez Féliz; Nick: elescribidor1; dominicano.

ATARAXIA
A Omelino Bermúdez
El ermitaño escuchó, tras largos años de búsqueda, la voz omnipotente; mas, al transcurrir unos segundos, optó por cerrar los ojos, por hacerse el sordo, por retomar su displicencia.

- ESTUPIDEZ de Larissa Jiménez Ramírez; Nick: Lady; cubana.

ESTUPIDEZ
Luego de desarmar al cyborg me di cuenta de que era imposible construir una nave a partir de sus piezas. Había matado yo, a mi única posible compañía en este remoto planeta.

- SOSPECHAS BALDÍAS de Pablo Martínez Burkett; Nick: Rainmaker; argentino.

SOSPECHAS BALDÍAS (18 líneas)
“El instante es el equívoco en que el tiempo y la eternidad se tocan”
Søren Kierkegaard – El Concepto de la Angustia
Súbitamente reparo en las baldosas de mi baño. Siempre han estado ahí, existen desde que construimos la casa. O aún antes, desde que fuimos a elegirlas en el corralón; o aún antes, desde que su fabricante las puso en las cajas; o aún antes, cuando eran arcilla fresca; o aún antes, cuando alguien las imaginó en su tablero de diseño. Siempre han estado ahí y recién ahora vengo a notar su presencia, baldosas de mi baño, con su simétrica composición de ajedrez monocromo.
Una a una, me detengo a recorrer sus aristas, sus ángulos rectos, sus conjunciones, el intervalo periódico de verticales, el armonioso ritmo de las horizontales, la multiplicación, el orden. A medida que libero mis sentidos, como un Champollion enajenado, empiezo a descubrir los matices, las discordancias, la incisiva singularidad de cada una. Con fatal clarividencia descubro que, por una razón que nos elude, tendemos a obliterar la minuciosa enumeración de pormenores hasta negar la individualidad misma. De alguna manera, preferimos conducirnos como si efectivamente se tratara de un conjunto de objetos idénticos que resultan intercambiables en cuanto expresión del cuadrado arquetípico.
Y esa es en definitiva la imagen que perdura, baldosas que conforman un todo inseparable, indistinguible, que es el piso, que es el baño, que es la casa donde vivo. Sospecho que así debe percibirnos la divinidad.

- ¿ADINATON? de Jose Castillo Arias; Nick: mishima; colombiano.

¿ADÍNATON?*
Al enterarse del dilema bíblico de la aguja, Bill obligó a sus más aventajados científicos lacayos de varias disciplinas alrededor del mundo, a desarrollar genéticamente diversas especies de camellos de proporciones (bíblicamente) nanométricas. Con recursos ilimitados y después de décadas de investigación lo lograron, pero para entonces, Bill ya había muerto.
*Adínaton (del griego adunatos) Por favor, busque el significado. Gracias. Atte: el autor.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Así mismo por su parte el jurado, decide otorgar una mención especial al texto realizado por el autor más jóven presentado, que ha recaído en:

- NOCHE CONFUSA de Melisa Anahì Arcuri, de 12 años de edad; Nick: MELIAN1200; argentina, por considerarlo fresco, bien planteado, ágil y divertido. Con este gesto, el jurado espera estimular el desarrollo del mini cuento en los más jóvenes.

NOCHE CONFUSA (19 líneas)
Lucas, tenía 35 años y trabajaba de taxista. Un día, como tantos otros, subió al auto, y empezó a manejar. Había trabajado muchas horas y estaba muy cansado, era de noche, en una esquina le hace seña un señor, y Lucas pensó: ¡Bueno este es mi último pasajero por hoy!
El pasajero subió y le indico una calle, al llegar al lugar la calle se fue transformando en un bosque, cerrado y oscuro, el señor de la nada se empezó a reír como un horroso fantasma, en ese momento Lucas recordó que durante todo el día habían pasado por la radio la noticia del loco peligroso que había escapado del manicomio.
Ya no había tiempo de nada, estaba en el bosque y con mucho miedo, Lucas, freno bruscamente al encontrarse con un lago gris, el señor no paraba de reír, por si fuera poco del lago apareció un monstruo grande y feo, con una capa negra, ojos muy rojos y una trompa larguísima; Lucas empezó a sentir que el auto se levantaba y grito tan fuerte que no escuchaba una voz que le decía: ¡cuidado con el elefante! Y ahí se dio cuenta de quien era el monstruo.
Con semejante cansancio, Lucas, había confundido al elefante con el monstruo, al resfrió del pasajero con una risa fantasmal y al pavimento con un lago gris, todos se rieron mucho al escuchar lo que había pasado. Lucas agarro el volante y se fue a descansar que le hacia mucha falta. ! Ojo que esto es una historia real y monstruosa! ¡Ja, Ja, ja!...

Esta entrada fue publicada por Archivado en: Concursos.

No hay opiniones, todavía

Agosto 2020
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
 << <   > >>

Buscar

Categorias

La Gran Calabaza Blogs

Marola

El Libro de Monelle

Ramon Usó Photography

CONTEMOS CUENTOS

Selene

El mundo de Chajaira

Revista Digital miNatura

Cachivaches

  Alimentación XML

Photo gallery software